¿Qué tanto sabes de las alfombras persas?

   Las alfombras persas se consideran un fino y hermoso accesorio de decoración para el hogar u oficinas. Conoce más sobre estas alfombras.

   Cuando hablamos de alfombras persas quizá venga a tu mente la imagen de una alfombra voladora y Aladino. Lo cierto que en Asia, las alfombras se crearon para colocarse en el suelo de las cabañas en el desierto en la que habitaban las tribus nómadas de aquellas regiones. Poco a poco, estas alfombras cobraron más importancia y es por eso que sus diseños y estampados se hicieron más complejos según su uso.

   En el mundo occidental, las alfombras persas se consideran un fino y hermoso accesorio de decoración para el hogar u oficinas. Los verdaderos tapetes son elaborados por artesanos con telares rudimentarios y es lo que da el valor a la alfombra persa y hace que su costo sea elevado.

   Las alfombras persas reflejan las tendencias estéticas del mundo islámico, en donde destacan el gusto por los colores y figuras ornamentales. Los tejidos muestran a menudo temas naturales, así como la repetición en el diseño de elementos simples que se componen de modelos temáticos y geométricos. Los tapetes persas más conocidos son los elaborados en lana, algodón y pelo de camello que se adornan con colores vegetales obtenidos de raíces y hojas de plantas y del pelaje de ciertos animales.

   Las alfombras persas usadas en las tribus se caracterizan por su tejido grueso y liviano para facilitar el transporte; se colocan como mantas sobre los camellos para así cruzar el desierto. El tipo de alfombra que más se conoce en el mundo es el Tabriz y que cuenta con diseños clásicos y se elabora con una técnica compleja basada en nudos muy pequeños (entre más nudos por área, la alfombra será de más calidad). Se elabora con seda, algodón y lana. Las alfombras Kilims se elaboran en telares con un tejido plano y liso con varios niveles de bordado. En este caso, entre más niveles cuente la alfombra, mayor será su calidad y costo.

¿Cómo saber si una alfombra es original?

Lee lo siguiente y cerciórate de que se trata de una alfombra persa:


* Si el color de la superficie de la alfombra se ve más claro que en la base de la fibra, entonces la lana ha sido teñida con colores sintéticos.
* La base de la fibra de lana debe ser fuerte y verse brillante. Generalmente no se usa lana suave porque se desgasta y ensucia con mayor facilidad.
* La alfombra más fina es la de seda que se ha tejido sobre el mismo material y tiene 80 nudos en cada 7 centímetros.
* La altura de las fibras debe ser pareja.

¿Qué cuidados requiere una alfombra persa?

   Desafortunadamente, el elaborado proceso para fabricar estas alfombras no es proporcional a su resistencia y no toleran el tráfico pesado en ellas y se deterioran con facilidad. Los cuidados que se recomiendan son los siguientes:


* Evita que la luz solar llegue directamente a la alfombra.
* No coloques objetos húmedos sobre el tapete.
* Para evitar que se desgaste sólo de un lado, de vez en cuando rota la alfombra para que por lo menos el desgaste sea parejo. Evita colocar la alfombra debajo de una puerta.
* Coloca protectores en las patas de los muebles para que no dañen las fibras del tapete.
* El tapete requiere orearse de vez en cuando para evitar que crezcan polillas en ella.
* Utiliza productos especiales para su limpieza.

¿Cómo puedo reconocer una alfombra auténtica?


"Sólo un profesional puede determinar, su una alfombra es auténtica. - Es verdad, y el profesional es usted, si se toma unos 3 minutos de su tiempo."

De hecho, hay una serie de maneras simples para poder comprobar, si una alfombra es auténtica.

¿La alfombra está anudada a mano?

"Cada alfombra oriental auténtica es una pieza única – si busca errores, seguro que los encontrará."

En primer lugar hay que determinar, si se trata de una alfombra anudada a mano o a máquina. Hay tres maneras de detectar con seguridad, de qué tipo de alfombra se trata:


1. Una alfombra anudada a máquina tiene franjas cosidas.


   Voltee una parte de la alfombra, de manera que pueda echarle una buena mirada, en la parte de atrás, a los nudos en el borde de las franjas. Tire de una franja individual. Fíjese en los nudos que están en la misma línea con esta franja. ¿Se mueven, si usted tira de esta franja? Si es así, significa que las franjas no son cosidas (posteriormente), y que la misma trama que pasa a través de la alfombra está formando las franjas.

2. Una alfombra anudada a máquina está libre de imperfecciones.


   Voltee la alfombra y póngase cómodo en el reverso de la alfombra. Busque un patrón que se repita en dos diferentes partes de la alfombra. Compare una fila de nudos y fíjese en eventuales diferencias. Si los nudos tienen tamaños diferentes, o si existen incluso errores en la secuencia de colores, es evidente que se trata de una obra hecha a mano, que siempre es propensa a errores, debido a la inmensa cantidad de nudos.

3. Una alfombra anudada a máquina no tiene variaciones de tamaño.


   Tome una cinta métrica y mida la anchura en diferentes lugares. Una alfombra anudada a mano muestra claras diferencias en el rango milimétrico.

   Nuestra gama de más de 1800 alfombras con garantía de ser anudadas a mano.

¿De dónde viene la alfombra?


   Dado que los países con tradición de anudar alfombras siempre garantizan un estándar que promete las ventajas de una alfombra genuina, es especialmente importante fijarse en el país de origen. Esto siempre tiene que especificarse en una alfombra puesta a la venta, ya que sólo se puede comparar alfombras originarias de la misma región.

   Sin embargo es importante enfatizar, que en el caso de la mayoría de las alfombras copiadas también se trata de un trabajo manual hecho con mucha dedicación, con patrones igualmente complicados y a veces variaciones de patrones muy interesantes. Sólo a veces no se presentan las ventajas de una alfombra auténtica debido a la calidad inferior del material y una técnica de anudar más sencilla.

• Las alfombras auténticas provienen de: Irán/Persia, Afganistán, Turquía, Rusia
• Copias provienen sobre todo de: Pakistán, India (a menudo disfrazado por el prefijo "Indo-" antes del nombre), China y los países del norte de África.

¿Cuál es el método correcto de limpiar una alfombra oriental?


   "Una alfombra auténtica persa dura cientos de años. Aunque esté en el cuarto de los niños, delante del bar en la bodega, en la antesala y en la caseta del perro. Esto último también depende del perro."

1. Prelavado profundo
2. Lavado suave a brocha
3. Enjuague con abundante agua
4. Secado despacio

   Cuando se trata de la limpieza de una alfombra persa, cada sabiduría afirma ser la única verdadera. Se reportan sacudidas en la nieve, se dice que si se aspira la alfombra a menudo, con el tiempo resultaría en que la misma alfombra se aspiraría – y muchas otras teorías descabelladas.

   Lo fascinante de una auténtica alfombra es el hecho que es arte y objeto de utilidad al mismo tiempo. Por eso (casi) no necesita ningún tratamiento especial.

   Una aspiradora convencional es el mejor amigo de una alfombra auténtica. La razón es que– aparte del polvo común de la casa – solamente suelta aquellas partículas de los hilos que ya no están fijas. De esta manera, el patrón anudado resalta aun más claro y definido.

Limpieza profesional de una alfombra persa

   Para el uso doméstico se debería hacer un pequeño tratamiento especial cada 7-10 años en forma de un servicio de lavandería completa. La razón es que el inevitable polvo de la casa se asienta en su forma más fina en la base de la alfombra, lo cual acelera el desgaste de la alfombra por un efecto parecido al papel de lija. Para evitar esto, la alfombra debe someterse a una limpieza adecuada, tal como la ofrecen unas cuantas tiendas especializadas – entre ellas por supuesto la nuestra.

   En este caso, la rueda no se reinventa:
   Limpiamos las alfombras orientales siguiendo el mismo método con el cual las alfombras han sido limpiadas desde hace cientos de años.

   Eliminación de manchas en una alfombra auténtica persa.

   "¿Vino tinto en la alfombra? No hay problema, siempre y cuando se trate de una alfombra persa."

   Una alfombra auténtica se distingue de las copias menos interesantes entre otras cosas por el hecho que la lana ha sido teñida con cuidado especial.

   De esta manera se guarda la grasa contenida en la lana de oveja, la lanolina. Por lo tanto es casi imposible ensuciar la alfombra de manera permanente.

   Sin embargo, es importante mojar con agua tibia toda el área que ha sido afectada con vino tinto, salsa de tomate o cosas parecidas.
   Después desplazarlo con movimientos rápidos en el sentido del pelo con ayuda de una cuchara hacia un paño absorbente, preparado de antemano.

   En el caso de manchas difíciles, coloque un poco de jabón de hiel y repita el procedimiento.